jueves, 6 de marzo de 2014

ENTREVISTA A PEDRO ARTURO ESTRADA






 Periodista: Irene Angel Agudelo
 Entrevista actualizada a Pedro Arturo   Estrada. 
   País: Estados Unidos
   Ciudad: N.Y. 
   Marzo 2014


PEDRO ARTURO ESTRADA : SER POETA ES UNA MANERA DE ESTAR EN EL MUNDO
Este poeta colombiano ha recorrido con su palabra distintos medios tanto impresos como electrónicos. Ha ganado varios premios nacionales que lo ubican entre los poetas importantes en su país. Sus textos han sido publicados en revistas de Colombia y del exterior, en antologías como "Un país que sueña, cien años de poesía colombiana" de Portugal, "Colombia en la poesía colombiana: Los poemas cuentan la historia" e "Historia de la poesía colombiana", Casa Silva, Bogotá, así como en la  "Antología de la poesía Colombiana" y el "Quién es quien en la poesía colombiana" de Rogelio Echavarría y el Ministerio de cultura. Es un poeta de estilo depurado y aparentemente sencillo que da cuenta sin embargo de una realidad compleja en lo personal y en lo social. Son sus libros publicados hasta el presente: Poemas en blanco y negro (Ed. Universidad de Antioquia); Fatum (Colección Autores Antioqueños, 2000); Oscura edad y otros poemas (Universidad Nacional de Colombia, 2006); Suma del tiempo (Universidad Externado de Colombia y Revista El Malpensante, Bogotá, 2009); Deshistorias (Cuadernos Negros Editorial, 2012); Poemas de Otra/parte (Cuadernos Negros Editorial, 2012) y Locus Solus (Sílaba Editores, 2013) libro con el cual ganó la Beca de poesía de la Alcaldía de Medellín en 2012. Ha participado en 1995, 2005 y 2012 en el Festival Internacional de poesía de Medellín como poeta invitado y varios de sus textos aparecen además, traducidos al inglés, portugués y polaco. En 2013 ganó, entre otros, el premio nacional de poesía de la Casa Silva en Bogotá por su poema "Escribir el día" que aparecerá en la próxima edición de su libro antológico Blanco y Negro, editado por Book Press NY en los Estados Unidos,

De su poesía escribió José Manuel Arango: “Sus poemas son los de alguien que ha vivido una experiencia, de la que uno siente que vuelve con algún desencanto; alguien que ha dejado atrás, para decirlo con un bello verso suyo, ‘el sueño mal soñado de la juventud’, y ahora busca saber ‘qué de verdad nos pertenece/ qué de verdad hemos perdido’. Amarga a trechos, su poesía se orienta sin embargo hacia el misterio, como si tratara de descifrar ‘la aritmética exacta de la muerte’ pero también ‘los signos que Dios escribe / en los dormitorios penumbrosos 

M.I.A: Cuándo decides ser un poeta o nadie se da ese título, es la misma vida la que te lo entrega.
P.A.E: Ser poeta no es un título, no es una profesión, no es una elección. Es un destino, una manera de ser, de ver el mundo, de estar en él. De afrontar la vida, de asumir la propia intimidad, las emociones, la experiencia total de la existencia en el lenguaje y tratar de expresar todo ello en un texto, a veces en verso, a veces en prosa o por medio del arte en cualesquiera de sus formas porque lo que importa es la manifestación de la poiesis en el hombre, es decir la creación. Todo artista verdadero es en esencia poeta, y es la poesía la que lo elige y lo habita.

M.I.A: Cuántos años tenías cuando escribiste tu primer poema.
P.A.E: Comencé a escribir mis primeros versos hacia los catorce años. Pero ya me había encontrado con la poesía como estado de extrañamiento y de asombro interior, desde los cinco o siete años. Leí a Milton a los nueve, a Defoe, y otros a muy temprana edad, aparte de las historias fantásticas que me contaban mi abuela y mis tías. Pero los primeros versos fueron muy malos, claro, pero necesarios. Al final quemé todo como a los 22 y volví a empezar.

M.I.A: Qué piensas del poema.
P.A.E: El poema no siempre es la poesía. Hay muchos poemas y muy poca poesía, suele decirse, y es cierto. La poesía está donde quiere estar, se presenta cuando menos se espera, a veces en una simple frase, incluso dicha por un niño, por un loco, por un analfabeta. La poesía es la palabra en libertad, es la palabra original, la del origen, la palabra nueva que de pronto revela algo diferente, que descubre en nosotros algo inesperado e inquietante y nos conmueve de golpe, nos saca de la rutina, de la costumbre, de la estupidez ambiente. La palabra que nos sacude, que nos atraviesa como un rayo y nos ilumina, nos abre los ojos a lo real profundo, a lo maravilloso en medio de lo cotidianidad habitual. 

M.I.A: Cómo consideras que se debe transitar el camino hacia la poesía.
P.A.E: Como se transita por la vida, abiertos los sentidos, el corazón, la inteligencia, la sensibilidad al máximo. No se puede ir con miedo, con mezquindad de espíritu, con cálculo, con odio, con visión de topo. Hay que entregarse totalmente, hay que apostarlo todo a nada cuando se está en ese camino.

M.I.A: Tú que aprovechaste la noche para escribir, tienes prioridad por la noche o el día.
P.A.E: La noche está presente en mis poemas, ella es uno de mis temas preferidos. Trabajé como vigilante nocturno, y eso es en el fondo el poeta, aquel que permanece despierto mientras los demás duermen. La noche es el espacio de la poesía, en ella florecen sus mejores imágenes, sus visiones. Para los románticos alemanes la noche es el territorio sagrado del sueño, del amor, del misterio, de la poesía. Dejemos la noche a los poetas y el día a los novelistas, dijo alguien. Hay sin embargo novelas altamente poéticas que asumen la noche como atmósfera, como tema: Djuna Barnes y El bosque de la noche, por ejemplo. 

M.I.A: Cuál es tu poema favorito, el que consideres el padre de los poemas. 
P.A.E: Tendría que empezar hablando de poemas mayores de la humanidad, desde Sumeria, India, Egipto o Grecia. Pero no. Basta con saber que en todo buen poema concurren de alguna forma todos los grandes poemas anteriores. Que entre todos estamos escribiendo el mismo poema en distintas instancias desde siempre. 

M.I.A: ¿Se enseña a escribir poesía? o eso se lleva adentro de la piel, del alma y luego surge, cuando sea tiempo.
P.A.E: Se enseña a descubrirla, a percibirla, a reconocerla. Eso es suficiente. El oficio de escribir bien es otra cosa, se aprenden técnicas, modos, estilos. Pero la poesía es algo más que técnica, que oficio, que voluntad de estilo. Es un encuentro del ser consigo mismo, con lo real a través del lenguaje. 

M.I.A: Tienes 6 libros de poemas publicados, y algunos premios nacionales. Internacionalmente te conocen en antologías, cuéntanos un poco sobre esto.
P.A.E: Creo que todo eso es relativo en el mundo de hoy. No es el número de libros publicados, ni los premios lo que determina la importancia o la trascendencia última de un poeta, un escritor. Hoy todo el mundo publica por las facilidades que da la tecnología, pero muy pocos de verdad son quienes leen lo que se publica. Estamos ahogados en publicaciones de todo tipo y la vida apenas alcanza para medio enterarse de algo. Es paradógico. Por eso hay que ser siempre muy selectivos y concentrarse en lo que de verdad vale la pena. El dictamen del tiempo y aun, de los lectores, es algo azaroso, cuestión de calidad y a veces ni eso puede garantizarse. Todo se reduce a mantener en el presente una especie de persistencia, de actitud frente a la escritura, como la única y quizá mejor manera de resistir cuando no se tiene otra cosa.

M.I.A: Cómo nace tu primer libro de poesía.
P.A.E: Tenía poemas sueltos a lo largo de varios años que fui guardando por ahí. Había publicado algunos de ellos en revistas como Maya y Punto Seguido y hasta en Prometeo. Pero sólo a los 38 años, cuando de casualidad aparecieron 5 poemas en el suplemento literario de El Colombiano de Medellín, el poeta José Manuel Arango se interesó y me ofreció la publicación de ese primer libro en la colección Celeste de la Editorial Universidad de Antioquia. Lo llamé Poemas en blanco y negro por el tono algo desencantado y escéptico que caracterizaba esos textos. 

M.I.A:  A propósito de tu libro de minicuentos, Deshistorias, de dónde ese título, si al final nos cuentas historias.
P.A.E: Bueno, ese librito contiene una selección de los minicuentos que a lo largo de varios años he ido ensayando a manera de ejercicios narrativos donde aún lo poético trata de mantenerse; más que con la anécdota, la historia formalmente concebida, me interesa jugar un poco con la imagen, con lo subjetivo, con los sueños, sin perder cierta frescura, cierto sesgo irónico. 

M.I.A: Cómo ves la poesía de hoy.
P.A.E: Creo que en medio de la crisis generalizada del concepto de cultura que vivimos ahora, la poesía sigue siendo la mejor manera de mantener una conciencia, una lucidez, una mirada propia frente al mundo, una postura coherente desde el lenguaje ante la dispersión, la desmemoria, el embrutecimiento, la locura, la banalización de la existencia. Y los poetas verdaderos de nuestro tiempo están ahí, permanecen atentos a este estado de cosas. Hay muy buena poesía en el mundo contemporáneo, aunque los nostálgicos del pasado digan que no es así.

M.I.A: Cómo ves a los jóvenes poetas que van surgiendo. ¿Puedes darles un consejo?
P.A.E: Los veo muy bien. Tienen a la mano las mejores herramientas, los medios, la información. Sólo podría aconsejar, si eso es posible desde mi modesta experiencia, que se concentren, que traten de leer más a fondo no sólo lo que tienen alrededor sino lo que está más allá en el tiempo. Que traten de expandir al máximo su conciencia del mundo, de la historia, de la cultura como un legado total.

M.I.A: Cuál es el libro obligado en poesía para quienes quieren ser poetas.
P.A.E: No hay libros obligados, pero todos son necesarios en algún momento para el buen poeta: filosofía, ciencia, historia, novela, ensayo, crónica, biografía, arte e incluso, poesía.

M.I.A: Cuáles maestros de la literatura te enseñaron, te guiaron a ser lo que hoy eres.
P.A.E: Uno aprende de todos, hasta de los más insignificantes escritores. Claro que están Homero, Shakespeare, Cervantes, Quevedo, Baudelaire, Rimbaud, Artaud, Kafka, Pessoa, Camus, etc. Pero también los poetas y los escritores menores que te llegan en algún momento y te conmueven, te inspiran, sin que tengan que aplastarte. Como amigos que te hablan de tú a tú. Hay infinidad de autores que de alguna manera me han enseñado, me han revelado lo mejor de la literatura y de la vida.

M.I.A: ¿Te has hecho en un poema alguna vez una autobiografía?
P.A.E: En cada poema que he escrito hasta hoy hay algo de mi vida, un fragmento, una visión, una pequeña historia de mí. En conjunto, todos mis poemas pudieran ser también una autobiografía imaginada, soñada, porque he sido más soñando que viviendo.

M.I.A: De tus libros, cual es el que más aprecias. 
P.A.E: El que estoy trabajando. El libro que vendrá
----------------------------------

LOS POETAS INSISTEN
Los poetas
después del silencio
insisten
en no darse por enterados.
Insisten
y entonces el mundo 
les da la espalda
una vez más,
sepultándolos entre aplausos
y antologías herrumbrosas
mientras continúa
alegremente
el festín sangriento.
Los poetas insisten.
Vuelven a decir lo mismo.
No se rinden.
No se rinden
y ese es el peligro
-----------------------------------

LES DEJO LOS LINK DONDE SE PUEDE LEER MÁS DEL POETA  Y EL ESCRITOR DE CUENTOS BREVES.

http://www.poetryinternationalweb.net/pi/site/poet/item/18248/16/Pedro-Arturo-Estrada

http://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Arturo_Estrada

https://www.facebook.com/pedroarturo.estradaz?fref=ts

http://pedroarturoestradaz.blogspot.com/

http://www.artepoetica.net/Pedro_Arturo_Estrada.pdf

http://meridiano75.blogspot.com/2008/04/tres-poemas-de-pedro-arturo-estrada-del.html

http://www.festivaldepoesiademedellin.org/pub.php/es/Revista/ultimas_ediciones/86_87/estrada.html

https://www.youtube.com/watch?v=frBK2lC8ysc

https://www.youtube.com/watch?v=C_3tqpGh2M8

https://es-la.facebook.com/pedroarturo.estradaz

Gracias Pedro Arturo Estrada, por darnos a conocer de tu vida y tu obra.Estas entrevistas van a más de cien grupos literarios, revistas y la web Mellartem.es, la más importante en arte. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada